¿Qué cuidados tenemos que tener en los aislamientos cuando hacemos una reforma?

15 / Mar / 2019

¿Pasas frío o calor en casa? ¿El ruido de la calle entra en cada habitación del hogar y no te deja dormir por las noches?

El aislamiento, tanto térmico como acústico, es la solución permanente y definitiva para este tipo de problemas, ¡y funciona de maravilla!

Si te ocurre alguno de los casos que hemos explicado al inicio, puede deberse a que tu casa no esté bien aislada. Si esto ocurre, en los días de invierno, gastarás más en calefacción, por ejemplo, pues cuesta más calentar un hogar sin aislamiento adecuado.

¿La solución? Como apuntábamos, debes plantearte poner un aislamiento térmico en las paredes y, si fuese necesario, uno acústico. Esto se consigue gracias a una reforma, y no hace alta tirar toda la casa para conseguirlo, ni permisos de obra, y mucho menos, un desembolso de dinero enorme.

Solo tienes que contactar con los mejores profesionales que hagan, previamente, una termografía de la casa y sepan dónde deben colocar los aislamientos para optimizar esta reformar y no tener, a posteriori, pérdidas de calor por algunas zonas.

 

 

Pero, ¿y si ya tengo instalado el aislamiento y voy a hacer una reforma?

Pues bien, en este caso, cuando ya tenemos la instalación hecha previamente y vamos a hacer una reforma en la misma habitación (o habitaciones), tenemos que tener un especial cuidado con este material, para no dañarlo y que pueda deteriorarse con la obra que vamos a realizar.

En las paredes y techo es por donde mayor cantidad de calor (y/o ruido) perdemos y entra si no está correctamente aislado el espacio. ¡Más de un25%! Por ello, la importancia de tener en condiciones óptimas el aislamiento con el paso de los años. Además de no dañarlo si vamos a hacer una reforma sobre los mismos.

Se trataría, por ejemplo, de cambiar el suelo, si se encontrase ahí ubicado el aislamiento, o hacer una reforma en paredes o techo. Lo importante es no tocar nada de la instalación si lo hacemos nosotros y, si contratamos a un profesional, dejarlo claro antes de comenzar la reforma.

Si conseguimos mantenerlo intacto, haremos de nuestro hogar un lugar más eficiente, además de mejorarlo gracias a la reforma que estamos haciendo ahora, nos ayudará a ahorrar en facturas futuras y a concentrar el calor en el interior. ¡Importantísimo en invierno en algunas zonas del planeta!

Dado la cantidad de opciones que encontramos en el mercado para poder aislar una casa, tienes una gran variedad para elegir la que mejor se adapte a tu hogar. Desde aislamientos minerales, reflexivos, ecológicos, sintéticos… cualquiera es válido, y si lo instalas gracias al trabajo de un equipo de profesionales que aseguren una puesta idónea, no tendrás problema luego si realizas una reformar cerca de la zona donde están ubicados.

Y tú, ¿estás pensando en instalar un buen aislamiento en casa? Y si ya lo tienes, ¿sabes cómo hacer una obra en la vivienda cuidando y manteniendo el aislamiento en perfecto estado? Esperamos que haya sido de ayuda.

Fuente: habitissimo