Calefacción eléctrica o gas, ¿Cúal elegir?

¿Cuál elegir? ✅ Calefacción eléctrica o gas ✅ ¿Se pregunta a menudo qué tipo de solución de calefacción debe utilizar? [ Aquí ] la respuesta >>>

¿Se pregunta a menudo qué tipo de solución de calefacción eléctrica debe utilizar? Calefacción eléctrica o gas, es una pregunta importante que tiene implicaciones para la eficiencia energética de su hogar o propiedad.

Durante mucho tiempo, el gas fue considerado la forma más barata de calentar una propiedad. Es una de las formas más comunes de calefacción en los hogares del mundo.

La calefacción eléctrica, sin embargo, se ha convertido en una alternativa eficiente desde el punto de vista energético, con todas las ventajas de los antiguos acumuladores, pero sin ninguna de las desventajas. El abandono del gas está cobrando impulso, apoyado por una serie de factores cruciales:Un sistema de gas consiste en una sola caldera que calienta el agua y luego la bombea a través de tuberías a los radiadores de toda la propiedad. También proporciona agua caliente a la cocina y los baños. A lo largo de los años, los sistemas de gas han permanecido en gran medida igual y han evolucionado poco.

Dicho esto, veamos unos datos para disipar nuestras dudas entre la calefacción eléctrica o gas.

  1. Costes: los costes de instalación de la calefacción a gas son mucho más elevados que los de la electricidad y no duran tanto como la media.
  2. Tecnología: La tecnología de calefacción eléctrica está aumentando en capacidad pero reduciendo su precio.
  3. Ecología: los consumidores son más conscientes de la necesidad de sistemas de calefacción limpios y eficientes que sean sostenibles.

Los últimos desarrollos en calefacción eléctrica incluyen componentes eficaces y rápidos, nuevos e innovadores elementos térmicos y una programación sorprendente y de última generación.

¿Cuáles son los beneficios de la calefacción eléctrica?

La calefacción eléctrica es increíblemente versátil, ya que se puede utilizar tanto para productos de aire como de agua. Además, con un enorme 64,7 % de la energía utilizada en los hogares de la UE destinada a la calefacción, es más importante que nunca garantizar que las soluciones de calefacción sean eficientes desde el punto de vista energético.

Instalación

Los sistemas de calefacción eléctrica son más fáciles y baratos de instalar que la calefacción central de gas, que requiere tuberías, respiraderos y conductos. No requieren conductos de humos ni tuberías, por lo que no hay restricciones en cuanto a la distribución ni al diseño del edificio. Tampoco hay problemas de planificación. Una simple conexión al circuito eléctrico es todo lo que se requiere, así que para las propiedades de nueva construcción, esto significa que puede entrar en la segunda etapa de cableado fijo.

Con casi todos los radiadores eléctricos (como el nuestro), se proporciona una plantilla y un kit de instalación. Por lo tanto, es un trabajo sencillo taladrar los orificios de la plantilla, atornillar el soporte en su sitio y deslizar el radiador hasta su posición. A continuación, todo lo que tiene que hacer es enchufar en la toma de corriente, encenderla y se genera calor instantáneo.

Es un gran trabajo instalar un sistema de gas y puede tomar varias semanas para instalar nuevas tuberías, radiadores y una caldera de un profesional certificado en gas. También puede ser perjudicial para su propiedad.

Seguridad y ruido

Los calentadores eléctricos son generalmente más seguros que el gas ya que no queman combustible para generar calor. Esto elimina riesgos como las emisiones de monóxido de carbono y las explosiones. No hay tuberías llenas de agua, por lo que hay menos riesgo de daños a la propiedad por fugas o roturas de tuberías. Los sistemas de gas pueden ser mucho más ruidosos debido al agua caliente que pasa a través de las tuberías.

El hervidor de agua es un ruido común y suena como un hervidor de agua hirviendo. Esto es en realidad una señal de advertencia, causada por la acumulación de lodo o cal. Necesitará un servicio de enjuague eléctrico para eliminar la acumulación. Con los sistemas eléctricos, no se emite ruido ni se acumula cal.

Ecológico

Aunque el gas es el combustible fósil más limpio, sigue siendo la una de las fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero.

Los sistemas de gas producen emisiones de carbono perjudiciales y, con el aumento de los objetivos climáticos, el gas podría quedar obsoleto en los próximos años. La calefacción eléctrica es limpia y respetuosa con el medio ambiente. No contiene gases contaminantes ni metales pesados.

Valor

El gas es más barato que la electricidad, pero los verdaderos costos a considerar son la instalación más los gastos de mantenimiento y funcionamiento, junto con la duración promedio de la vida útil de un producto. La calefacción eléctrica es más barata de instalar que el gas, no tiene costos de mantenimiento y dura hasta un 50% más que la caldera de gas promedio.

También es 100% eficiente, lo que significa que toda la electricidad que usted usa y paga se convierte en calor. Si se consideran todos los factores de coste, la calefacción eléctrica supera al gas por un margen considerable.

Control

La incorporación de funciones de conectividad en los electrodomésticos ofrece comodidad a los usuarios y reduce el consumo de electricidad. Junto con la generación de electricidad más limpia, esto presenta una solución de calefacción eficiente con bajas emisiones de carbono. La mayoría de los usuarios no saben que el uso de una solución de calefacción conectable puede ayudar a reducir los costes anuales de calefacción hasta en un 30%.

Con los sistemas de gas, usted puede programar la mayoría a un programa de calefacción que se adapte a sus necesidades. Sin embargo, no es posible controlar por separado diferentes radiadores o habitaciones. Se activan o desactivan según su programación. Obviamente, esto limita la cantidad de energía que puede ahorrar.

Hay opciones controladas por Wi-Fi disponibles con gas, pero éstas tienden a ser un termostato adicional (o de reemplazo) que necesita ser comprado e instalado. Esto generalmente requiere la instalación por parte de un profesional. La tecnología Wi-Fi integrada ahora viene de serie con muchos sistemas de calefacción eléctrica, sin necesidad de termostatos o piezas adicionales.

De hecho, fuimos uno de los primeros fabricantes de sistemas de calefacción en incorporar Wi-Fi a nuestros productos, todos ellos controlados por nuestra aplicación gratuita, Rointe Connect.

En el pasado, la decisión siempre se reducía a dos opciones, la calefacción central de gas a la antigua usanza o los ineficientes acumuladores eléctricos. Sin embargo, los sistemas eléctricos de hoy en día ha evolucionado para incluir sistemas inteligentes, elegantes y eficaces que son una alternativa económica.

Se les debe dar la debida consideración a la hora de reemplazar o instalar un nuevo sistema de calefacción de bajo consumo energético en su propiedad, ya que están sustituyendo gradualmente a los sistemas de gas anticuados.

¿Tienes claro tu elección entre calefacción eléctrica o gas? Conozca más sobre nuestra gama de sistemas eléctricos, incluyendo: radiadores, toalleros, termos, calefacción por suelo radiante y controles inteligentes de calefacción.